miércoles, 9 de septiembre de 2009

La primera vez

Hoy he despertado,
en un sentido figurado,
no te veo, pero te pienso,
curioso es que al buscarte,
me encuentras divagando
pero te alegras por que tú
también me pensabas.

Empezar a extrañarte
desde siempre me ha pasado
dejar que fluya el tiempo
para reencontrarte
en tiempos de vientos fieros
donde hay encuentros de vanidad,
de empedrados, de largas notas.

Todo como la primera vez;
viajando en subterraneo,
tomandote de la mano por la ciudad,
de conciertos extraños,
de noches de bohemia y pasiones,
de manos reconociendose,
de gustos parecidos en las calles,
de terminales de autobuses,
de promesas volviendo,
de tu de nuevo llegando,
de estar a tu lado,
de los primeros besos,
que dados por primera vez se recuerdan.

Y la rebeldía de un hola,
después de pensar tanto en ti,
del miedo al frío,
de pavor a los problemas,
hoy tu sola y yo igual
recordando como la primera vez
y planeando una serenata en el balcon
de una sola cancion
y las demas abrazado a ti
y cantandotelas al oido,
dejar que la noche y el día nos atrapen
nuevamente entre las miradas
y con ellas decirte, o quizá,
sí, mejor aún, decirnos:
quedate y ya,
no te dejes de mi,
llega a lo más cerquitita del círculo,
donde escuches los latidos de mi corazón,
donde nuestros alientos se confundan;
atrevernos a caminar más juntos,
día a día, noche con noche,
cerrar los ojos y ...
besarnos siempre
como si fuera la primera vez.

Darío Olguín

1 comentario:

Monserrat dijo...

todo pasa por algo...
y tuvo que pasar todo este tiempo
para hoy... sentirlo como aquella primera vez.

:D